martes, 20 de febrero de 2018

50 SOMBRAS HOT, SIN SOMBRAS


El viernes pasado teníamos que haber participado en un evento en la sala La Guarida del Ángel de Jerez de la Frontera. Un evento del cual hablamos en este mismo blog.
Sí, dije “teníamos que haber participado” y es que los organizadores suspendieron el mismo unos días antes del evento. Una pena para aquellos que ya habían realizado su reserva y que se quedaron sin un plan a la altura lo de lo que se ofrecía. Para aquellos interesados en saber qué es lo que se ofrecía en el evento de 50 Sombras pueden ver nuestra anterior publicación.
El equipo de Tu Punto Hot se había involucrado en el proyecto de distintas maneras y nos apenó mucho esta suspensión ya que teníamos listas varias cosas para ofrecer esa noche. Incluso fuimos a ver la tercera entrega en los cines de 50 Sombras de Grey la semana previa para actualizar nuestra perspectiva de Grey y Anastasia de cara al evento. Hay que decir que entre el equipo de Tu Punto Hot nos hemos leído dos de las tres novelas y hemos visto dos de las tres películas, como casi siempre el papel gana al celuloide.
Una de las cosas que íbamos a aportar a la noche de 50 Sombras era la ambientación del Cuarto de Juegos de Grey. Al no disponer del capital del que hace gala Christian en la trilogía nuestro cuarto de juegos iba a ser algo más modesto pero no por ello iba a estar falto de lo necesario para las prácticas al que Grey lo destina. En una pared íbamos a situar una cruz con sus abrazadera tanto en muñecas como en tobillos. Sobre dos burros (percheros portátiles) situados uno frente al otro a modo de pasillo habrían colocados diferentes enseres: distintos tipos de látigos, pala, fusta,... Sobre la cama, que estaría al fondo de la habitación, unos vaqueros desgastados junto a un corsé de cuero y un tanga a juego. En una estantería se expondrían antifaces y máscaras, en otra distintos tipos de plugs anales y en otra más algunos masajeadores y vibradores de alta gama. Colgando de una pared una cuerda para juegos de bondage, junto a otros artilugios para inmovilizar.
Todo ello hecho con la idea de acercar a quien quisiera penetrar en el cuarto como son los útiles para ese juego que se muestra tanto en los libros como en las películas. Que estando en el centro de la habitación se pueda sentir la atmósfera que desprenden, más los libros que las películas. Y que al menos por un momento se puedan sentir como Christian y Anastasia e inmortalizarlo en una foto.
Para introducir más a los asistentes en el mundo del BDSM, del morbo, el erotismo y la sensualidad Tu Punto Hot iba a disponer de un stand en un extremo del Cuarto de Juegos donde resolveríamos dudas sobre lo expuesto o sobre cualquier tema relacionado con la sexualidad, y donde además se mostrarían otros artículos relacionados con la noche temática, como algunos de los productos oficiales de 50 Sombras de Grey. También habría otra serie de productos: distintos tipos de lubricantes y aceites de masaje, cremas estimuladoras, tangas con vibración, bolas chinas, distintos tipos de vibradores, dildos y plugs, aros para el pene,.... La mayoría aún no incluidos en nuestra página web y todo susceptible de ser comprados allí mismo con un descuento especial por el evento
Además de lo relatado hasta ahora Tu Punto Hot también se había implicado en el audiovisual que se iba a mostrar como en conseguir a la pareja que iba a realizar el espectáculo erótico. Y como se contó en el artículo anterior de este blog sobre el evento, antes del show erótico iba a haber un monólogo que también se ofrecía por el equipo de Tu Punto Hot. Tras tiempo de escribirlo y ensayarlo cae como un cubo de agua fría no poder mostrarlo.
Nos sacudimos el agua y aquí os ofrecemos el texto, evidentemente no va a ser lo mismo que si vierais la actuación de nuestra compañera enfundada en látex y fusta en mano.

Buenas noches, mi nombre es Yeli Méndez. Alguno me conocerá de Tu Punto Hot, creo que hay alguien a quien le vendí un alargador de pene, pero como lleva los pantalones puestos no estoy segura que sea el mismo.
El alargador de pene no, pero otras cosas sí he probado de la tienda. No por placer, si no por control de calidad....uhmmm..... calidad placentera. Una vez, por control de calidad, probé unas esposas y una fusta, y fue todo un placer para mí... pero no para mi pareja.
Le cogí el gusto y aquí me veis como Cristina Grey. Es mi nombre de guerra cuando cojo la fusta. Ya, se parece mucho a Christian y por eso me lo puse, pero ahí acaban las similitudes. Yo no tengo deportivos ni sé pilotar un avión, si alguien quiere que lo lleve a algún sitio tengo un bono bus.
Christian tiene un cuarto rojo por placer, yo intento tener el dinero de Christian con el placer que da ser dominatrix. Y entre mis clientes no he tenido por ahora ninguna Anastasia pero sí un anestesista del hospital, llegaba a las sesiones medio dormido... pero yo siempre lo despertaba.
Uhhh... veo caras como diciendo: “¿Qué es eso de dominatrix?”. Pues dominatrix, como su nombre indica, es una que domina, a los hombres principalmente, y cuando los tiene dominados hace trix trax con la fusta. Algunas veces es al revés, primero trix trax trix trax hasta tenerlos dominados. Os lo aconsejo a todas las que tenéis pareja.
Me dedico a esto por dinero. Y qué coño!! Porque me gusta hacer trix trax!!
Antes me sacaba un sobresueldo leyendo las palmas de las manos los fines de semana, y era buena. Os voy a hacer una demostración. Un voluntario, por favor!
Veo que esta noche te van a dar con una fusta y que te lo vas a pasar bien...
Trix Trax!! Ves como leo la mano, y ahora a pasarlo bien.
Eso sí, tuve que invertir dinero para ponerme en marcha. Lo primero un buen vestuario. Podía elegir entre ir de látex, vinilo o cuero. De látex la falda, de vinilo la fusta y los hombres... en cueros.
Luego había que acondicionar mi cuarto rojo. Esposas, palas, cruces, velas, látigos y fustas no son baratos. Al principio amarraba a mis clientes con la cuerda del tendedero, ambientaba el cuarto con el pino del coche y les daba con el palo de la fregona. Lo dicho, no es lo mismo. Además tenía que estar comprando palos de fregona cada dos por tres.
No os asustéis, aunque haya partido muchos palos la cuestión no es hacer daño. O al menos daño incontrolado.
En temas de BDSM todo se hace controlado, y para mayor seguridad con una palabra clave que el sometido ha de decir cuando quiera terminar, normalmente “Alto”. Ya me gustaría tener como cliente a Rajoy, con su don de palabras diría cosa como “Aquello que no es bajo”, “Stop!!, eso no que no sé inglés”, “Falto, gato, tato!!!. Y mientras tanto yo trix trax trix trax!!! “Ana Mato, Ana Mato!!!” Más trix trax por equivocarse en la palabra y por.... cualquier otra excusa es buena!! Trix Trax!!
Algunos aún están en BDS ¿Qué?!! BDSM: bondage, dominación, sado, masoquismo. En el bondage se engloba temas de inmovilización. Cuando se ata a alguien luego hay que desatarlo. Una vez amarre a un chico en cruz, me pidió que le diera con la fusta en el pene y con los golpes se le puso hermosa. Yo, viendo aquello, me dije que tenía que aprovechar la ocasión y le puse un poco de lubricante con sabor a miel. Ring!!! Ring!!! Mi madre por teléfono que no podía recoger al niño del colegio. Se acabó la fiesta... para mi. Cuando volví a las dos horas aún tenía al tipo en cruz, con el pene lleno de abejas que se lo habían puesto como el de Nacho Vidal.
Me pidió que para la próxima cita volviera a hacer lo mismo.
La dominación implica crear una confianza entre dos personas para que una se deje someter por otra. Hay dominantes y sumisos, amos y esclavos, empresarios y obreros…. Uy, que me ido por otro lado…
Yo soy dominante, mis sumisos me llamen ama, ama Cristina y me suelen cantar…. “Ama Cristina me quiere dominar y yo le sigo, le sigo la corriente para que no diga la gente…. Que Ama Cristina me quiere dominar”. Entonces me pongo seria y les tiro una pelota en la cabeza.
“A ver, tú, acércame la pelota.... Así, como un buen sumiso, cumpliendo las órdenes de tu ama”!!
El sado viene del Marques de Sade, se excitaba provocando daño a sus amantes. A los sirvientes de su castillo también les provocaba daño, pero eso era normal en la nobleza. De sus tiempos hasta ahora se han ido perfeccionando todos los útiles posibles para tal juego, pero el resultado sigue siendo el mismo, ponerte el culo rojo. Trix trax!!
Para llevar esto adelante hace falta alguien a quien le guste que le pongan el culo rojo. El culo, la churra o el chichi!! No os asustéis, al fin y al cabo todos llevamos un masoquista en nuestro interior a quien le gusta ser torturado. El que no está trabajando está buscando trabajo ¿y sabéis de dónde viene la palabra trabajo? Viene del latín Tripalium, que era una forma de tortura. Masocas, que sois unos masocas!!!
Bueno, masoca yo, los camareros y las gemelas que somos los que estamos trabajando esta noche. Vosotros estáis aquí para relajaros y pasarlo bien…y espero haber ayudado en ello. Gracias!!

Ah! Si alguien quiere probar mi fusta que me diga…. Trix trax!!! .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber de ti.